Los proyectos de aprendizaje nos movilizan

El proceso de aprendizaje, a través de los proyectos, resulta una propuesta interesante, pero al mismo tiempo desafiante: escuchar las propuestas de los niños y las niñas durante toda la ejecución del proyecto promueve la autonomía, pero también la responsabilidad sobre nuestras opiniones y decisiones, así como el desarrollo de actividades, por lo que la iniciativa de los niños y las niñas crece y va cambiando en función del aprendizaje que van adquiriendo. Por ello, es fundamental el interés que pongan los estudiantes en aprender y seguir aprendiendo y, para que esto pueda continuar, es muy importante el acompañamiento de la docente, quien promoverá la coherencia en todas las actividades propuestas.

Los niños y las niñas se organizan en grupos para aprender bajo la acción. La creatividad se pone en manifiesto e incorporan de manera autónoma los materiales, recursos y las formas de participación en cada una de sus actividades. Se desarrollan actitudes democráticas y de convivencia armoniosa en las que en una gran parte niños y niñas son decisores de sus propias acciones, con el fin de compartir, escuchar y comprometerse como parte de un grupo. Los niños y las niñas, acompañados por los docentes, van desarrollando sus centros de interés y son motivados por su observación, asociación y la expresión que ponen en común con sus pares. En este momento, el respeto se pondrá en evidencia.

El mundo real es la fuente principal para el desarrollo de los proyectos. No hay mejor ni mayor fuente de información, porque gracias al contexto el aprendizaje se hace real, las preguntas y las respuestas son una afirmación de lo que vamos tomando del contexto, de lo que vamos experimentando. El mundo está más allá de las paredes de las aulas, el mundo hace que lo que opine sea funcional y, por ello, se vuelve más interesante encontrar solución a los problemas que se presentan, permitiendo que los niños y las niñas desarrollen plenamente sus habilidades comunicativas y donde el error es una fuente inagotable de aprendizaje.

Finalmente, recordemos que el desarrollar proyectos de aprendizaje es una forma de abrir las puertas a los padres de familia y a la comunidad, porque todos están invitados a participar en el proceso de construcción de los aprendizajes.



----------

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *