Tareas de investigación en los proyectos de aprendizaje

Las tareas de investigación nos proponen diferentes acciones con la finalidad de recopilar información que sea de mucho valor para el desarrollo de nuestros proyectos. La observación constituye una fuente inagotable de información en el desarrollo de un proyecto, la realización de observaciones –tanto de nuestros estudiantes como de nosotros desde nuestro rol docente– será fundamental en todo este proceso. La observación nos permitirá indagar, dialogar, discutir, argumentar, concluir sobre una situación problematizadora en torno a una temática que provoca en nuestros niños y niñas mucha curiosidad, la cual buscará la respuesta o las respuestas a una situación problematizadora.

Las tareas de investigación también son una invitación a la revisión de bibliografía, de otras fuentes, utilizar organizadores visuales, revisar páginas web; entre otras acciones que proporcionarán no solo información, sino también un sentido a la investigación y, por tanto, a lo que están aprendiendo. No se quedarán únicamente con un concepto, sino que también participarán en una experiencia de aprendizaje que los volverá más competentes.

Es importante destacar que, en la propuesta de tareas de investigación de Santillana Proyectos, encontrarán diversas preguntas que buscan desarrollar en nuestros estudiantes su pensamiento divergente, pues no son preguntas cerradas. Las preguntas abiertas son indispensables cuando la información no se ha brindado de forma completa o es insuficiente. Cada estudiante podrá formular diferentes respuestas; si bien no hay una respuesta ideal y todo aquello que los estudiantes manifiesten será validado desde su práctica.

Como podemos darnos cuenta, las tareas de investigación nos permitirán el desarrollo de las competencias de nuestros niños y niñas: se volverán más observadores, más reflexivos y podrán resolver las situaciones problematizadoras que se les presenten.

Los intereses y necesidades de los niños y las niñas serán atendidos mediante las tareas de investigación. Todo su potencial será puesto en juego al máximo, debido a que la experiencia será determinante durante el proceso. Estas tareas –como todo aquello que envuelve el proyecto– tienen carácter integrador y se basan en las experiencias previas que tienen los niños y las niñas, así como también tienen un carácter formativo, pues se debe asumir una posición o postura frente a lo que se está investigando, y recordemos que aprender a través de proyectos posibilita diversas formas de aprender.

El trabajo cooperativo en el desarrollo de un proyecto

Como nos señala Santillana Proyectos Primaria, el trabajo cooperativo se deriva de un modelo de aprendizaje inclusivo que plantea que todos debemos estar inmersos en el aprendizaje, por consiguiente, de todos podemos aprender.

En el desarrollo de Santillana Proyectos encontraremos íconos que nos permitirán identificar la forma de trabajo en cada actividad. Estos íconos son los siguientes:  individual, en pareja, en equipo, con toda la clase; ellos nos ayudarán a organizar a nuestros estudiantes para la presentación de sus reflexiones, respuestas o productos. Es importante mencionar que, incluso si la propuesta es individual, el trabajo final será compartido entre pares o a la profesora.

La cooperación es entendida como un vínculo o relación que se establece entre personas; en nuestro caso, entre nuestros niños y niñas para lograr sus aprendizajes. Este trabajo cooperativo permite que los estudiantes busquen ayuda mutua para poder desarrollar las actividades propuestas, de manera que todos aprendamos. El trabajo cooperativo promueve interacciones positivas entre niños y niñas y también con el/la profesor(a) en el momento del trabajo en grupo. Así se logra que todos los integrantes del grupo –debido al apoyo mutuo que se deben brindar y la posibilidad de la creación– practiquen el análisis, la reflexión, la comunicación, etc.

Es importante mencionar que el trabajo cooperativo pone al profesor(a) un reto constante porque los estilos de aprendizaje son diferentes y se fusionarán para tener una propuesta en común con niños y niñas, quienes se encuentran en desarrollo constante y cuyos puntos de vista son diversos. Esto posiblemente genere la necesidad de utilizar más tiempo para el desarrollo de las actividades hasta que los niños y las niñas hayan incorporado la dinámica del trabajo cooperativo.

El/la profesor(a) debe ser un observador constante de las acciones de sus niños y niñas, debe poner énfasis en sus características para anticiparse a los cuestionamientos, actividades, análisis y reflexiones de ellos. De forma que pueda darle fluidez al trabajo cooperativo y ofrecer oportunamente acciones que permitan no perder la ruta de la investigación.

Finalmente, es importante recordarles que Santillana Proyectos les ofrece algunas técnicas de trabajo cooperativo que serán de utilidad en el desarrollo de su proyecto.

¡Hasta la próxima!